Historia

La primera consulta de presupuesto participativo se llevó a cabo en el año de 1989 en la ciudad de Porto Alegre, Brasil. Surge a partir de las enormes y diversas necesidades que los habitantes de esta ciudad planearon durante las elecciones municipales.

El modelo de presupuesto participativo de Porto Alegre se ha convertido en un referente para los gobiernos de todo el mundo, siendo replicado por diversas variantes, pero con un mismo objetivo: empoderar a los ciudadanos para que decidan libremente en que debe gastarse el dinero producto de sus impuestos.

Desde enero de 2011, en Tlajomulco los ciudadanos deciden a través de la consulta de presupuesto participativo, convirtiendo a este municipio en el primero de área metropolitana de Guadalajara en donde se elige de manera abierta y libre en qué obras debe gastarse el dinero recaudado por concepto de predial y agua potable.