Historia

 

La primera consulta de presupuesto participativo se llevó a cabo en la ciudad de Porto Alegre, Brasil. El ejercicio surgió como una respuesta del gobierno a la enorme diversidad de necesidades que sus habitantes plantearon durante las elecciones municipales del año 1989.

El modelo de presupuesto participativo de Porto Alegre se convirtió en poco tiempo en un referente para los gobiernos de todo el mundo, siendo replicado con variantes muy diversas, pero con un mismo objetivo: escuchar y empoderar a los ciudadanos para que decidan libremente en que deben invertirse el dinero de sus impuestos.

En 2011, Tlajomulco de Zúñiga se convirtió en el primer municipio del área metropolitana de Guadalajara en organizar una consulta ciudadana de presupuesto participativo, misma que hasta la fecha se sigue llevando a cabo y adaptándose a las necesidades de sus habitantes.

En 2016 los municipios de Guadalajara, San Pedro Tlaquepaque y Zapopan organizaron, basándose en el modelo de Tlajomulco, la primera consulta ciudadana de presupuesto participativo en su historia.

Hoy, a tres años de su implementación, el presupuesto participativo en Guadalajara ya es un derecho adquirido por los ciudadanos, plasmado en el Reglamento de participación ciudadana para la gobernanza y que además contempla un amplísimo abanico de figuras encaminadas a promover la participación y a empoderar a los ciudadanos.